Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Febrero 19 / 2019

El titán fatigado

E-mail Imprimir PDF


Por Pierre Buhler (*)
Las consecuencias económicas de la crisis han dejado a una serie de países desarrollados en una depresión severa y luchando para lograr una recuperación saludable

PARÍS – La actual “guerra de divisas” que probablemente dominará las discusiones en la próxima cumbre del G-20 en Seúl se tiene que analizar en el contexto del nuevo panorama de poder –un panorama que se ha transformado, tan sólo en dos años, debido a la primera crisis de la economía globalizada.

Las consecuencias económicas de la crisis han dejado a una serie de países desarrollados en una depresión severa y luchando para lograr una recuperación saludable. En contraste, los países con mercados emergentes, después de un breve retroceso, han logrado volver a encender sus motores de crecimiento y están avanzando con toda fuerza acumulando tasas de crecimiento impresionantes.

También han habido consecuencias monetarias y financieras. Aunque ninguna moneda reúne aún las condiciones para remplazar al dólar como moneda de transacción y reservas mundiales, “este privilegio exorbitante”, como señaló Charles de Gaulle, ha sido objeto de ataques furtivos. En marzo de 2010, el grupo de la ASEAN+3, que incluye a China, Japón y Corea del Sur, estableció un fondo de reserva de 120,000 millones de dólares en virtud de la denominada “Iniciativa Chiang Mai.” Esta vez, a diferencia de 1997, los Estados Unidos ni siquiera intentaron atacar este “Fondo de divisas asiático” embrionario.

Después de manejarlo bien al principio, Europa cayó en aguas turbulentas cuando se tuvo que enfrentar con la perspectiva de impago de la deuda pública por parte de Grecia. La crisis de la crisis mostró la frágil gobernanza de la eurozona y revivió las dudas sobre la viabilidad de una unión monetaria con grandes diferencias de competitividad entre sus miembros.

La crisis también ha intensificado los problemas políticos. Japón, sin duda, el más golpeado por la recesión global, encara una crisis cada vez más dura de tipo moral, demográfica y de gobernanza, que se puso de manifiesto durante su reciente pérdida, frente a China, de su posición como segunda economía más grande del mundo. En Europa, las riñas entre los líderes revelan la falta de solidaridad que sustentan los ideales europeos y muestra plenamente la persistencia de los egoísmos nacionales contra los cuales el proyecto europeo había logrado definirse desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Finalmente, la crisis ha dañado seriamente el dominio ideológico de Occidente. En décadas previas, las crisis financieras a menudo se originaban en las economías emergentes, patrocinadas santurronamente por el “virtuoso” Occidente y sus instituciones. Esta vez, impulsada por el dogma de la capacidad de recuperación del mercado y la autocorrección, la tormenta se formó en el corazón de la economía mundial, los Estados Unidos.

El instinto natural de muchos, sigue siendo, como en el pasado, mirar a la economía estadounidense, que se impone sobre las demás con sus 14 billones de dólares de PIB, como el motor de la recuperación global. En efecto, los Estados Unidos tienen una ventaja debido a su capacidad de innovación, sus avances tecnológicos, su espíritu empresarial y su optimismo incansable.

Pero las dudas están aumentando. La potencia económica que durante décadas dio con seguridad una estabilidad hegemónica a la economía global, parece tener dificultades para seguir haciéndolo. La industria civil cada vez menos competitiva, la carga de los compromisos militares en el extranjero y el estancamiento de los salarios son muestras de que el titán estadounidense se está fatigando.

Sin embargo, la señal más preocupante es la creciente deuda pública de los Estados Unidos –que actualmente es del 95% del PIB y que, incluso según las estimaciones conservadoras de la Oficina General de Contabilidad, se disparará a 18,4 billones de dólares para 2018. Cuando se agreguen los pasivos implícitos de los sistemas del Seguro Social y de Medicare, los Estados Unidos se enfrentan a un nivel sin precedente de deuda en tiempos de paz.

La paradoja es que a medida que su poder hegemónico se debilita, los Estados Unidos deben recurrir cada vez más a acreedores extranjeros, sobre todo a China, para mantenerse a flote. Desafortunadamente, el conocido empantanamiento de la política de Washington no da muchas esperanzas para que el problema se resuelva, lo que aumenta la impresión de que es un gigante con pies de barro.

La alternativa a un mundo en el que los Estados Unidos garantizaban la prosperidad y estabilidad global dentro del orden liberal es un mundo con conflictos crecientes, lleno de mercantilismo, proteccionismo y guerras de divisas. Sólo un acuerdo multilateral entre los actores principales puede asegurar un orden global que funcione sin complicaciones –lo que se propuso a finales de 2008 cuando el foro técnico del G-20 se convirtió rápidamente en una cumbre en pleno a cargo de la gobernanza global. Al incluir a todas las grandes economías emergentes, esta parecía la manera más efectiva de obtener la legitimidad que no se le concedía al G-7.

Pero, ¿puede el G-20 cumplir sus promesas? Como lo demostró ampliamente el caos en la conferencia de cambio climático celebrada en Copenhague en diciembre pasado, tanto el número de miembros reunidos alrededor de la mesa como las diferencias entre ellos –incluso al interior del grupo de países emergentes—no presagian nada bueno para el futuro. La actual “guerra de divisas” es otra señal del desorden.

Por supuesto, debido a su enorme poder militar y a sus numerosas alianzas, los Estados Unidos permanecerán en la cima en el futuro previsible. En efecto, si bien la arrogancia y la crisis han debilitado seriamente a la “hiperpotencia” mundial, no ha surgido un orden multipolar para sustituir la “era unipolar” estadounidense. Los Estados Unidos se han convertido en la “potencia a falta de otra” porque China, el aspirante más probable, está, a decir de los propios chinos, muy lejos de llegar a la paridad económica o militar con ese país.

No obstante, como nos recuerda a diario el atolladero afgano, el predominio militar no puede por sí solo conferir autoridad. Tras haber logrado integrar a Occidente mediante la prosperidad y la seguridad después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos deben comenzar a construir una nueva estructura de liderazgo global.

La tarea es incluso más difícil que en los años posteriores a 1945, porque actualmente hay que meter al orden global a varios países aspirantes a potencias mundiales con orientaciones extremadamente independientes. Como los principales arquitectos de la globalización, que despertó a nivel mundial la conciencia de la necesidad de bienes públicos globales, los Estados Unidos deben, aun con su cansancio, reunir sus recursos creativos.

(*)Pierre Buhler, ex diplomático francés, fue profesor adjunto en Sciences Po, en París.

© Project Syndicate 1995–2010

Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton